Luis Cao, Aspy, comienza el tour del 25 aniversario con The Real Mckenzies

Con pena por perderse la gran fiesta del año para él, los carnavales, el músico cambrés de The Real Mckenzies, Luis Cao, Aspy, ya está en Canada para comenzar una gira muy especial en la que la banda escocesa cumple 25 años sobre los escenarios. Un aniversario que celebran con la presentación de un nuevo disco.
 Tras recorrer prácticamente todo Canadá y participar en un festival en Florida, la banda llegará a Europa para llevar a cabo un tour, de abril a octubre, que los llevará a lugares a los que nunca habían llegado.
 “Queremos intentar llegar a todos los lados y atender demandas que teníamos para diferentes eventos, este año intentaremos llegar a todos sitios y volvemos a festivales que teníamos olvidados, como el de Las Vegas”, señala Aspy, que destaca el festival Punk-Rock Holiday de Eslovenia por el paisaje en el tocan. “Es en el medio de un valle impresionante. De Europa, es el festival más bonito que hay. Está en el medio de las montañas con un río color turquesa que cruza casi el festival”, explica el músico cambrés.
Una gira en la que, además, compartirán escenario con bandas amigas algo que, puntualiza Aspy, si no estuviera en Mckenzies sería imposible. “Los que antes eran mis ídolos, ahora son amigos”, señala este joven cambrés que disfruta al máximo de ese momento de compartir anécdotas y vivencias con otras bandas.
Este año, The Real Mckenzies, llegarán por primera vez a Rusia. “Le tengo un miedo... hay un grupo en Youtube que se llama I Love Rusia, que solo muestra catástrofes que pasan en Rusia. Conducen fatal y yo, que soy el que suele conducir, ver todo eso y tener que vivirlo en persona, no sé si me gustará mucho” señala Aspy que también bromea sobre la posibilidad de que, conforme está todo en Estados Unidos con Trump, no le extrañaría pasar también alguna aventura en los aeropuertos.En España, por el momento, solo hay confirmado un concierto en el Festival de Viña Rock en Albacete, que se celebra entre el 28 y el 30 de abril.

 Un disco que vuelve a los orígenes
El nuevo disco, Two Devils Will Talk, que presenta la banda en este 25 aniversario es, apunta Aspy, “más cañero. Volvemos a nuestros orígenes, al estilo de siempre. Es más punk-rock, es de lo que yo escuchaba cuando empecé a escuchar Mckenzies”.
 Una banda que el músico cambrés escuchó, por primera vez, allá en 2005. “Cuando me tiraba la música celta con la gaita, cuando empezaba a subirme a los escenarios, busqué y encontré Mckenzies de casualidad. Aquí no se escuchaba eso, creo que ni en España. No se conocía esta música y cuando montamos Bastards éramos los únicos que hacíamos esta música. Te decían, suena bien pero es muy raro. Era algo que no se escuchaba”, señala Aspy que vivió, el verano pasado, un concierto muy especial, el que dieron en Cambre en el Rock in Cambre.
 En este 25 aniversario de los Mckenzies, Aspy cumple cinco años con la banda un tiempo que, apunta, “ya es demasiado. Pocos músicos lo aguantan. Por Mckenzies pasaron casi 100 músicos y pocos llegaron a tocar 5 años seguidos, porque llevamos un ritmo muy intenso y muy difícil de compaginar con una familia”.
 Si bien no se plantea dejar los Mckenzies, sí quiere “buscar un trabajo para cuando esté aquí. De gira tienes todos los días programados, todos los días tienes que hacer algo, y venir aquí y no tener nada que hacer, me provoca un choque muy grande. Me gustaría encontrar un trabajo durante unos meses al año”.
 Sabe que el objetivo no es fácil, pero no desiste de poder, algún día, encontrar ese trabajo ideal que le permita equilibrar dos profesiones. “En Canada tienen un sistema para artistas que les permite compaginar perfectamente su faceta de artista con otro trabajo cuando no se está de gira. Es un sistema genial, ojalá lo tuviésemos en España”, señala.

 “Con el tema de la falda se liga más”
El fenónemo fan lo lleva lo mejor posible porque, recuerda, “yo también lo fui e intentaba por todos los medios conseguir esa foto con ellos. Ahora, aunque esté reventado, me hago las fotos que me pidan y firmo los autógrafos que haga falta. Vivimos gracias a los fans, de la gente que nos escucha así que algún tipo de cariño les tienes que dar”, explica Aspy que lo único que no soporta, apunta, es a los “cansinos, borrachos, los llevo fatal”.
Si la fama la lleva bien, eso de ligar sobre el escenario tampoco lo hace mal. “Sí que se liga y no sé si será por el tema de la falda, que se liga más”, explica Luis Cao que si bien cuando está en casa no sale de fiesta, sí nota que es mucho más fácil ligar cuando se está sobre el escenario, “es que después de los conciertos te vienen solas”, señala este joven que, cuando está en Cambre, no sale de fiesta ni toma alcohol. “Aquí no salgo de fiesta y llevo casi dos años sin beber alcohol. En mis tres primeros años con Mckenzies bebí tanto alcohol que  ahora no me lo pide el cuerpo”, reconoce Aspy que siempre fue de los que se apuntaban a un bombardeo. 

Tags: